Mi hija nació el 10 de octubre del año 80. A mi hija le pusimos María Magdalena Pereira Grandón. Yo vi a mi hija nacer. Nació coloradita. Le pregunté al doctor ¿cómo había nacido mi guagua? me dijo “sanita” y le pregunté ¿qué fue? “niñita” me dijo.  Al día siguiente se me ocurre ir a la misma sala. Toco la puerta y sale una enfermera joven y me dice “espere un rato“ y le digo “vengo a saber de mi hija”, “espere un ratito” y se va para adentro. Después, al largo rato después, venía con sus manos mojadas con agua, tocándose las manos acá y me dice “¿tu guagua? Tu guagua acaba de fallecer”, me abraza y me lleva a la sala. Yo pedí ver a mi hija, me dejaron. Me llevaron a la sala y me inyectaron.

 

¿Qué le diría a su hijo(a) si tuvieran contacto?