Se suponía que eras mi regalo de Navidad, pero la naturaleza no lo permitió. Solo desperté con aquellos susurros inentendibles, pero que estoy segura que eran sobre mí. Pasaron los días y con ellos, las horas, pero para mí fueron eternos sin tener noticias de ti. Cuando volví a buscarte me dijeron que te olvidara, que tendría más posibilidades, pero yo te quería a ti. Luego todo se volvió una nebulosa y te perdí entre mis recuerdos y mi consciencia. No sé qué pasó, pero todo se volvió confuso. Con los años supe que todo fue una mentira.

 

¿Qué le diría su hijo si tuviera contacto con él?