Mucho tiempo han tardado las autoridades en poner atención a los llamados de las víctimas de las adopciones irregulares. Sin embargo, se ha avanzado a pasos agigantados desde que el Juez Mario Carroza se ocupó de los casos.

Uno de los grandes aportes a esta investigación es la creación de la Comisión Especial Investigadora de Adopciones Irregulares, con Boris Barrera como su presidente.

La primera sesión se realizó el 4 de marzo y asistieron los representantes del Sename, PDI y Registro Civil, con la finalidad de esclarecer la participación de estos establecimientos en los hechos.

Además, según información del diario El Mercurio, el Ministro de Justicia se comprometió en apoyar en materias de gestión a la causa y se le dotará, durante dos años, de mayores recursos humanos y materiales a Carroza.

El diputado señaló al medio Mundo Diario Digital sentirse satisfecho con este primer acercamiento y dijo que uno de los logros importantes es “oficiar al Ministerio de Salud sobre la existencia o no de fichas en los hospitales, de personas a las cuales se les habría sustraído sus hijos o hijas”.